Teatro: «Conejo blanco, conejo rojo», de Nassim Soleimanpour.

Por Cecilia Della Croce.

Después de un casi un año de extrañar las tablas y las butacas, en este enero de 2021, protocolo y aforo mediante, pudimos volver a las salas de teatro, y ayer estuve en la función de «Conejo Blanco, Conejo Rojo» del autor iraní Nassim Soleimanpour, que sube al escenario de la sala principal del Metropolitan Sura en Calle Corrientes los viernes de enero y febrero de 2021 a las 20hs., gracias a una nueva co-producción entre el teatro Metropolitan Sura del Grupo La Plaza (www.metropolitansura.com.ar) y Timbre 4, en asociación para esta producción con Aurora Nova y La Teatrería.


Nunca más cierto aquello que repiten los viejos maestros de teatro como un mantra cuando dicen que “cada función es única e irrepetible”, ya que en el caso de Conejo Blanco, Conejo Rojo el autor propone un juego teatral que es un salto al vacío para todos los participantes. La propuesta consiste en que de manera rotativa un actor o actriz invitada diferente en cada entrega llega a la función sin saber a qué se va a enfrentar, sin ensayo y sin dirección, y recibe el libreto en un sobre cerrado al subirse al escenario.


Este curioso mecanismo dramático, ideado por Nassim Soleimanpour ante la imposibilidad de salir de su tierra natal es una metáfora sobre el hecho creativo y la posibilidad de conectarnos en un plano virtual, una suerte de botella arrojada al mar, a modo de llamado camuflado de entretenimiento. Como la alfombra mágica de Aladino, nos lleva a volar con la imaginación por 70 minutos uniendo geografías y culturas, ya que la obra ha sido traducida a 25 idiomas y se viene presentando en diversos escenarios de todo el mundo.


Dadas las reglas de juego, la pieza se convierte en un experimento psicológico, un intercambio de acciones y reacciones espontáneas en el que, como en todo juego infantil, existe una generosa dosis de complicidad y magia: el autor va sacando conejos de la galera que funcionan como disparadores para empujar a sus circunstanciales compañeros de aventuras, de los dos lados de la cuarta pared, a salir de su zona de confort.

Los artistas que se animarán a sumarse a este desafío que rompe los esquemas de lo convencional y nos invita a un “elige tu propia aventura”, un salto sin paracaídas pero con adrenalina, tan original y curioso como imprevisible, y se lanzarán en vivo en esta temporada 2021 son:

Viernes 5 de febrero: Jorgelina Aruzzi – Viernes 12 de febrero: Mercedes Morán – Viernes 19 de febrero: Peto Menahem – Viernes 26 de febrero: Louta

Experiencias virtuales: «Deathbook», de Maxi Vecco.

Por Manuel Germano.

La relación entre la tecnología y los vínculos humanos ha sido indagada y tratada por el cine y las series en varias oportunidades de forma exitosa, recordemos en ese sentido, por ejemplo, a la película «Her» (2014), en la cual el protagonista (J. Phoenix) se enamora de la voz de un software, o bien la serie de ciencia ficción «Black mirror«, en la cual la tecnología interviene de diversas maneras en la vida real y genera situaciones extremas y controversiales.

La pandemia por Coronavirus y la imposibilidad de representar ficciones en escenarios físicos incentivó la creatividad de determinados autores para escribir y dirigir experiencias online. En el caso de «Deathbook«, Maxi Vecco presenta a una mujer que accede a un programa capaz de conectarla con una persona fallecida de su círculo íntimo. Así, a través de los datos que existen de esa persona en la nube, un actor «recrea» a la persona fallecida con la cual quien inicia sesión quiere comunicarse.

Con ciertos planteos filosóficos que se desprenden del argumento de la obra, «Deathbook» propone interrogantes y reflexiones interesantes, pero que no se desarrollan debido al poco tiempo de duración de la experiencia. En la función a la cual asistió quien escribe esta reseña, luego de la experiencia, hubo un encuentro entre los protagonistas, Mar Mediavilla y Andrés Passeri, el autor, Maxi Vecco y Eial Moldavsky, quien compartió ciertas reflexiones y relaciones entre el planteo de la obra y ciertas posturas de filósofos como Kant y Hegel, entre otros.

Comentar sobre la puesta en escena en estos formatos virtuales nos obliga a pensar sobre el ingenio del director a cargo de la experiencia. Aquí, ambos personajes miran a cámara durante la mayor parte del relato, acompañados por una música acorde a la temática que se presenta (Andy Menutti) y un fondo creado digitalmente que hace alusión a la tecnología y sus aristas. La idea es funcional a lo que se quiere contar, y a las posibilidades técnicas que trabajar a la distancia implica.

Si bien su corta duración no le aporta nada valioso, pues no se logra profundizar sobre los estadios emocionales que la protagonista atraviesa, ni sobre el tratamiento de los temas complejos a los que se hace referencia, «Deathbook» es una propuesta novedosa desde su planteo, y una invitación a repensar ciertas cuestiones sobre la existencia, la muerte y la toma de decisiones.

Ficha artística-técnica

Autoría: Maxi Vecco
Actúan: Mar Mediavilla, Andrés Passeri
Redes sociales y diseño: Belén Pagani
Música original: Andy Menutti
Operación de video: Manuel Adaro
Asistencia de dirección: Eva Córdova
Prensa: Marisol Cambre
Producción: Fabio Petrucci
Dirección: Maxi Vecco
La experiencia cuenta con el apoyo del Instituto Nacional del Teatro

Datos de interés.

Viernes – 20.30 h – Vía streaming

Entradas: http://www.alternativateatral.com/obra72562-deathbook

«Sex Virtual», una experiencia multiplataforma.

Por Manuel Germano.

A Muscari le gusta traspasar limites, eso forma parte de su forma de ver el trabajo artístico, y mas allá de los resultados en términos estéticos, es coherente con lo que piensa y lo que plantea. El año pasado presentó en Espacio Gorriti «SEX» y agotó infinidad de funciones. En esta nuevo contexto, el creativo reinventó su producto y lo llevó al campo de las plataformas virtuales: Whatsapp, Instagram, Twitter, Zoom y Telegram. Una idea ambiciosa por dónde se la mire (por cuestiones técnicas y de calidad de contenidos), pero que sin embargo cosecha cientos de espectadores en cada una de los «encuentros».

La nueva aventura sexual se puede vivir durante tres días. En el trascurso de ellos le llega al publico diferente tipo de material e información para que pueda acceder a la plataforma donde se vive la experiencia: En el caso de zoom, el código y la contraseña, links a chats privados de telegram, vivos exclusivos de Instagram, etc. Cada uno de los espectadores puede elegir que experiencia vivir de acuerdo a su disponibilidad horaria. Por una cuestión obvia resulta muy difícil ver todo lo que sucede porque eso implicaría estar gran parte del día pendiente de los contenidos de «Sex virtual», también es cierto que la gente elije de acuerdo a sus propios intereses también, lo que incluye otro filtro, más allá de la disponibilidad.

Hay que señalar lo que sucede con Zoom, una red muy utilizada en la experiencia y a la cual para poder ver el contenido uno tiene que acceder en el horario establecido, ya que lo que allí sucede no queda grabado para poder visualizarlo después.

La «troupe» está conformada por Diego Ramos, Gloria Carrá, Noelia Marzol, Adabel Guerrero, Felipe Colombo, Agustín Sierra, Militta Bora, Tucu López, Srta. Bimbo y un equipo heterogéneo que se presta sin ningún tipo de filtro a la experiencia. Cuando esta comienza, al espectador le llega por whatsapp información detallada de como acceder a los contenidos, y a partir de allí puede elegir en cual participa (y en que medida). La gran diferencia entre esta experiencia y la «física» del año pasado, más allá de la utilización de las pantallas es la participación del público, que sin ningún problema habilita las cámaras para exponer, «frente» a cientos de desconocidos su propia intimidad (con todo lo que eso implica).

Aquellos que estén interesados en vivir «Sex virtual» pueden adquirir sus entradas en Alternativa Teatral, donde pueden optar por una entrada convencional o un pase VIP.

Ficha técnico – artística

Autoría:José María Muscari. Intérpretes: Militta Bora, Gloria Carrá, Felipe Colombo, Ana Devin, Srta Bimbo Godoy, Patricio Gomez DI Leva, Adabel Guerrero, Tucu López, Noelia Marzol, José María Muscari, Diego Ramos, Agustin Sierra. Performers: Vixt, Max Damico, Nacho Gonatta, Fernando Goncalves Lema, Uriel Luna Sambran, Melody Luz, Facundo Quiros, Paula Renne, Cristian Sam, Nacho Saraceni, Jesica Videla. Diseño visual:Primates Visual. Diseño gráfico:Primates Visual. Asistencia de dirección: Gisela López Mateo, Antonella Schiavoni. Prensa:Prensa Ab – Ale Benevento. Producción ejecutiva: Emilia Pitu Rodriguez. Producción: Paola Luttini. Colaboración creativa:Paola Luttini. Coreografía: Matías Napp. Dirección: José María Muscari

«La tortuga», potente unipersonal a través de la pantalla.

Por Manuel Germano.

La situación crítica que nos atraviesa nos encuentra en casa, alejados de nuestros hábitos pero a la vez conectados a través de la tecnología, nuestra gran aliada hoy más que nunca. El teatro, una de las actividades más afectadas por esta pandemia mundial, se encuentra suspendido hace más de dos meses. La alegría de ir a las salas, encontrarse con amigos, disfrutar de un espectaculo y tomar algo luego, es por ahora un grato recuerdo que volveremos a vivenciar en algún momento.

Pensada para ser estrenada en una de las salas del Camarín de las Musas, «La tortuga», escrita y dirigida por Marcelo Allasino y protagonizada por Matilde Campilongo, se adaptó al actual contexto, y a través de la plataforma del teatro uaifai, estrenó el pasado 23 de mayo.

Lo primero que hay que destacar de esta obra y que sin duda nos aproxima mucho al teatro como lo conocemos es que la misma se realiza EN VIVO, no es una filmación pregrabada. El grupo de espectadores espera al mismo tiempo que la función comience y la actriz nos ofrezca su interpretación. Todos al mismo tiempo somos partes de la experiencia, más allá del formato. Si bien los unipersonales femeninos son un terreno muy explorado en el teatro argentino, sin duda este será recordado de forma especial. Un unipersonal, en vivo, a través de una pantalla, quizás en un tiempo sea algo cotidiano en las artes escénicas, pero hoy por hoy es un hecho novedoso y muy grato.

Cuando la función comienza nos trasladamos al living de la protagonista, donde ciertos anuncios comerciales nos obligan a esperar que su figura aparezca delante de la cámara, tal como esperamos en las salas que la luz se apague y la actriz aparezca.

«La tortuga» relata una conversación entre la protagonista y su mejor amiga de la adolescencia a través de una videollamada, hace tiempo no se ven y la alegría de este encuentro es muy perceptible. Tal como sucede cuando dos personas que han sido muy unidas no se ven por muchos años, los temas de conversación fluyen, en este caso, a través de la protagonista: su realidad, su familia, una enfermedad por la que tuvo que luchar y un recuerdo doloroso y angustiante que se remonta al viaje de egresados a Bariloche. Recorremos junto a ella sus vivencias y viajamos en el tiempo para recordar, tal como ella lo hace, aquel significativo viaje que la marcó para toda la vida, que incluso aún hoy, le recuerda de forma vívida ciertos acontecimientos que no pudieron ser olvidados.

El inteligente y emotivo texto de Marcelo Allasino se desarrolla y vive con fluidez y matices en la impecable interpretación de Matilde Campilongo, quien desde el primer momento juega con la cámara y su cuerpo, a la vez que transita con gran entrega cada una de las escenas del relato. La pantalla no es solo el medio por el cual se cuenta la historia. Es una herramienta narrativa poderosa y que este equipo creativo supo usar como complemento del relato. Planos de su cuerpo, su boca, sus piernas y sus pechos se apropian de la pantalla y cautivan al espectador.

«La tortuga» tuvo su pre-estreno en el Centro Cultural La Máscara de Rafaela en noviembre del años pasado, y se estrenará en el Camarín de las Musas cuando el contexto lo permita. Mientras tanto, no se pierdan la oportunidad de verla en esta modalidad online, porque la experiencia es tan particular como disfrutable, se observan ciertas imágenes (planos), que de forma presencial no son posibles de ejecutar. Un profundo y particular relato cargado de emociones que será recordado con una sonrisa en las caras de quienes lo vean.

Opinión: Muy buena.

Entradas a través de http://www.teatrouaifai.com.

Teatro UAIFAI

 Obras escénicas en vivo, transmitidas online

No es teatro tradicional.  No es teatro filmado.  No es teatro leído.  No son registros de teatro en video.  Son experiencias escénicas en vivo, con artistas en vivo, transmitidas en vivo y en directo por internet.

 Descripción

Este proyecto está orientado a crear una plataforma digital desde la cual se ofrecerán funciones de obras de artes escénicas independientes, alternativas y/o de autogestión, originales, con transmisión digital en vivo, a través de soportes que utilicen internet.

Pensamos a TEATRO UAIFAI como una posibilidad de trabajo para un colectivo vulnerable, severamente afectado por la situación de la pandemia por el COVID-19. Lo pensamos como una forma de adaptarnos al nuevo contexto.

TEATRO UAIFAI es una alternativa, una posibilidad, un incentivo.

 Objetivos

Ofrecer funciones de obras originales de artes escénicas en vivo a través de soportes digitales, para ser transmitidas por streaming.

Generar una plataforma para que artistas y gestores de las artes escénicas puedan acceder a una herramienta que les permita trabajar en esta etapa de cuarentena obligatoria y de limitación en los espacios de encuentro social.

Generar un espacio de trabajo y de encuentro para el colectivo escénico de habla hispana. 

Poner en valor la tarea del artista escénico en relación con las nuevas tecnologías.

Destinatarios

Artistas, gestores, productores y diseñadores del sector vinculado a las artes escénicas.

Espectadores interesados en las artes escénicas y la tecnología, de la República Argentina y de Hispanoamérica.

Características

La llegada del COVID-19 a principios del año 2020 cambió el mundo en el presente y para los próximos meses del futuro.  La imposibilidad de las reuniones sociales para evitar la transmisión de esta inesperada pandemia golpeó duramente a muchas actividades económicas, y generó una gran incertidumbre acerca de las posibilidades de las artes escénicas.  Artistas, gestores y productores comenzaron a transmitir indiscriminadamente los registros de sus funciones teatrales, en el marco de una gran falta de protección legal y con repercusiones que aún no podemos evaluar.  Esta acción tuvo dos fundamentos centrales: generar algún ingreso y tratar de mantener la actividad escénica presente en el imaginario colectivo. 

En este contexto, el equipo de trabajo de M4N teníamos previsto el estreno porteño de “La Tortuga”, una obra escrita y dirigida por Marcelo Allasino, con la actuación de Matilde Campilongo y la asistencia de Constanza Balsategui.  El estreno se realizaría en El Camarín de las Musas, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el sábado 18 de abril de 2020.  La síntesis argumental de la obra dice: “Una mujer de más de cincuenta años acaba de ser operada de un tumor en la matriz.  En su recuperación descubre las posibilidades que le ofrecen internet y las redes sociales, y planifica una videollamada con su mejor amiga de la adolescencia, a quien no ve desde entonces, y que vive en el exterior.  El viaje de egresados a Bariloche, Flashdance, un embarazo no deseado y la muerte del amor que no fue, le abrirán la puerta a un pasado que – a fuerza de no haber sido superado – insiste en hacerse presente.”.  La obra es acerca de una mujer que, encerrada en su casa, mantiene una conversación a través de una video-llamada.

Pero el 19 de marzo fue decretada la medida de “aislamiento social, preventivo y obligatorio” en la República Argentina a través del Decreto de Necesidad y Urgencia 207/2020, y el proyecto quedó en una situación de incertidumbre, como toda la actividad teatral en el país, a la espera de novedades.

El equipo continuó ensayando, pero a través de video-llamadas.  Esta posibilidad única – de una obra que plantea en su trama ese vínculo virtual – habilitaba a una nueva exploración y pronto los integrantes del proyecto sentimos que estábamos frente a una posibilidad, una alternativa: de hacer una versión de la obra por streaming en vivo, y ofrecerla al público, hasta tanto llegara el momento de estrenarla en vivo, en el teatro.

La medida tomada por el gobierno fue extendiéndose en reiteradas oportunidades, y el estreno en el teatro se transformó en algo más lejano e incierto.  Surgió entonces este proyecto.

Este proyecto intenta generar una instancia alternativa de funciones en vivo, con artistas en vivo, y con un público que pueda presenciar esas funciones desde sus hogares.  No es teatro tradicional, pero tampoco es una función de artes audiovisuales: no es cine, no es una serie en Netflix.  No es teatro filmado, es teatro en vivo proyectado a través de internet.

El proyecto ofrece la posibilidad de transmitir obras que por su contenido, formato o exploración, se puedan valer de las alternativas que ofrecen las tecnologías contemporáneas.  Nos interesa que esas obras puedan generar un ingreso, con el cobro de una entrada, y un criterio de distribución de los ingresos que ponga en valor la tarea artística, similar al arreglo económico que las salas independientes ofrecen a las cooperativas teatrales.

Fundamentos

El teatro nace a partir del ritual hace más de 2.500 años, y su carácter vivo no puede ser emulado ni reemplazado por tecnología o dispositivo alguno.  Teatro es por esencia, un hecho vivo, único e irrepetible.  Sin embargo, las tecnologías han logrado transmitir, ampliar la experiencia y sin dudas, instalar a la expresión escénica como un hecho popular que forma parte del inconsciente colectivo.  Las primeras técnicas de escritura permitieron la perpetuación de textos que se transformaron en clásicos de la literatura universal, y la aparición de la imprenta sin dudas fue el primer gran paso tecnológico que puso en tensión la identidad del teatro mismo (teatro sería eso que acontecía o eso que quedaba escrito?), pero con el paso del tiempo fue incorporado como una forma aceptada y se transformó en uno de los géneros literarios que han posibilitado grandes avances culturales para nuestra civilización.  Sin dudas que las ediciones de las obras de Shakespeare no son teatro, pero la literatura teatral – perpetuada a través de la impresión de sus obras – permitió la evolución y el desarrollo de la escena mundial, y afectaron de manera determinante a la escena viva a lo largo de los siglos.

Por los próximos meses no habrá teatro en vivo con espectadores en las salas, es un hecho.  No sabemos cuánto durará.  Queremos pensar formas alternativas para generar nuevas herramientas de trabajo, sin ánimo de cuestionar nuestra amada forma de expresión, sino intentando apoyarnos en las plataformas actuales para transformar este momento de receso laboral en una nueva oportunidad.  Nadie pensará estas formas por nosotros.  Como siempre, debemos ser protagonistas e idear nuestras propias formas para sobrellevar este momento, e intentar colaborar con nuestros colegas para seguir creando y compartiendo nuestros trabajos con espectadores que lo valoren. 

Ver teatro en tiempos de aislamiento.

Por Manuel Germano.

Con la actividad teatral suspendida en el marco del actual aislamiento que estamos atravesando, muchos teatros de diferentes circuitos decidieron seguir adelante con una metodología novedosa que acerca las artes escénicas a las casas de todos los que estén dispuestos a ver teatro a través de una pantalla. Si bien la experiencia no es ni siquiera cercana a la forma tradicional, lo cierto es que la tecnología funciona como un puente que varios están dispuestos a transitar. Mas allá de que la posibilidad de ver teatro online era algo que uno podía elegir con plataformas como teatrix (https://www.teatrix.com/), lo interesante de la actual oferta es que teatros convencionales ofrecen propuestas que no se encontraban en cartel al momento de dictarse el aislamiento social obligatorio y que están al alcance de todos aquellos con conexión a internet y que quizás no tienen la costumbre o la posibilidad de asistir al teatro durante el año.

En el ámbito comercial, el Grupo La Plaza anunció a comienzos de abril su lanzamiento de temporada teatral “La Plaza online”, en donde desde del pasado 11 de abril y durante todo abril y mayo se presenta una función teatral grabada de una selección de los éxitos teatrales que se llevaron a cabo en el Teatro La Plaza y en el Metropolitan Sura. Cada una de las funciones que se exhiben los días sábados a las 20.30 hs (y que permanecen online durante 24 hs) pueden verse a través de cualquier dispositivo, ingresando a la web del Paseo La Plaza (www.paseolaplaza.com.ar) o directamente a www.laplazaonline.com.ar. Si bien la función es gratuita, se incluye un link a la página de donaciones de la CRUZ ROJA ARGENTINA (www.cruzrroja.org.ar), a fin de colaborar con los recursos e insumos de nuestro sistema de salud frente a este difícil momento que nos toca vivir. En mayo se podrá ver:

Sábado 2 de mayo a las 20.30: TODAS LAS CANCIONES DE AMOR –

La obra de Santiago Loza interpretada por Marilú Marini nos convierte en testigos del monólogo de una madre que aguarda al hijo que partió hace tiempo. En ese encuentro íntimo recorrerá sus triunfos y fracasos, sus miedos, anhelos, esperanzas y mentiras que la llevan a perdonarse y aceptarse. Todas las Canciones de Amor, con la participación de Ignacio Monna y Diego Penelas, se presentó en 2017 en el Paseo La Plaza bajo dirección de Alejandro Tantanian.

Sábado 9 de mayo a las 20.30: REY LEAR

El clásico de Shakespeare interpretado por Alfredo Alcón y dirigido por Rubén Szchumacher que expone las penurias del rey manipulado por dos de sus hijas e incapaz de reconocer el verdadero amor. Con Joaquín Furriel, Juan Gil Navarro, Roberto Carnaghi en los roles protagónicos y un gran elenco, Rey Lear es una producción del Grupo La Plaza que se presentó en el teatro Apolo en 2010.

Sábado 16 de mayo a las 20.30: DÍAS CONTADOS

Cecilia Roth encarna a una autora teatral quien, frente al público, reflexiona sobre los hechos que la perturban: la relación con su ex esposo, Agustín (Gustavo Garzón) y con su hermano psiquiatra (Alejandro Awada), con quien debe enfrentar la internación de su madre (Claudia Lapacó), a la que siempre unió una relación conflictiva. Diálogos por momentos risueños o irónicos dan marco a una mirada cálida sobre su vida, sus conflictos, sus miedos mientras afronta sus diversos roles de madre, mujer, hija, hermana y escritora, y que la llevarán a un replanteo de lo que fue su vida y de lo que inevitablemente será. Días contados se presentó en el Paseo La Plaza en los años 2006 y 2007 y también fue protagonizada por Vando Villamil y Carlos Santamaría.

Sábado 23 de mayo a las 20.30: TITA, UNA VIDA EN TIEMPO DE TANGO

Nacha Guevara encarna a la mítica Tita Merello en un musical que atraviesa su vida y la historia de nuestro país, con sus devenires políticos y sociales.  Con un elenco de excelentes cantantes, bailarines y actores, Nacha da vida a un mito del tango argentino. El musical recorre los inicios de Tita y sus primeras canciones, hasta su época gloriosa, sus películas, sus amores y desengaños; y sus últimos años. Tita, una vida en tiempo de tango, escrita por Nacha Guevara y Alberto Negrin, se presentó en el Teatro Metropolitan Sura en el año 2011 con dirección musical de Alberto Favero y bajo dirección general de la propia Nacha.

Sábado 30 de mayo a las 20.30 hs – ARÁOZ Y LA VERDAD

La comedia dramática de Eduardo Sacheri interpretada por Luis Brandoni y Diego Peretti, nos invita a develar un secreto sobre un ídolo futbolístico, y esto pronto se transforma en el encuentro entre dos hombres que recorren sus propias historias entre la nostalgia y el humor. Aráoz y la Verdad incluyo a David di Nápoli en su elenco y se presentó en el Paseo La Plaza en el año 2010 bajo la dirección de Gabriela Izcovich.

Por otro lado, el Teatro Nacional Cervantes, bajo la dirección del Licenciado Rubén D’Audia implementó desde el domingo 22 de marzo un proceso de adaptación de contenidos en las plataformas online del teatro. Con la mirada puesta en crear el puente entre el público y el teatro, se suben al canal de YouTube del teatro (“Cervantes Online”) distintas piezas teatrales que ya habían sido estrenadas, conversaciones con actores, actrices y directores, y varios contenidos. El director expresó sobre esta nueva forma de ver teatro: “…Sabemos que el hecho teatral se consuma en un espacio donde se dan cita un conjunto de actrices y actores con su público. Durante los próximos días esto no será posible de realizar. Pero no por ello dejaremos de cumplir con una de las premisas básicas que tiene el Cervantes como único teatro Nacional y esta es, promover desde el Estado Nacional la difusión de aquellos bienes simbólicos que garanticen una justa distribución del Capital Cultural en nuestra sociedad. Hasta que volvamos a subir el telón, las y los invitamos a disfrutar de esta propuesta”

El formato online también llegó Timbre 4, uno de los teatros off con más movida y con una cartelera variada que atrapa a jóvenes y adultos a lo largo de todo el año. A través de su página web (https://www.timbre4.com), se puede acceder al contenido online disponible y abonar “a la gorra” cada función: el 50% de lo recaudado será para la compañía y el otro 50% para el teatro. Los miércoles de cada semana se anuncia la nueva programación de ese fin de semana.

Desde el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y bajo la consigna “Cultura en casa”, se pueden ver a través de la página oficial (https://www.buenosaires.gob.ar) diferentes propuestas teatrales que fueron estrenadas en las tablas el año pasado: “Colaboración” y “Tomar partido” de Ronald Harwood, “El avaro” de Molière, y también series web como “Gorda”, entrevistas, películas y más.

No viene nada mal poder disfrutar de obras teatrales en estos momentos duros, más allá del formato. La oferta es variada y para el bolsillo de todos, algo que no ocurre cuando uno desea ver teatro de la forma clásica. Reitero que la experiencia no es igual, pero es una opción para disfrutar de un arte que hace tan bien. Ya volveremos a salir, pero hoy, más que nunca, quedate en casa.

Esta nota fue publicada en «Voces de la comuna 15» el 4 de mayo de 2020: http://vocesdelacomuna15.com.ar/wordpress/2020/05/04/ver-teatro-en-tiempos-de-aislamiento/