Dark glasses, de Dario Argento.

Por Fabio Albornoz.

Uno de los mayores atractivos que nos ofrece la edición número 23 del BAFICI, es el estreno de la última película dirigida por el maestro Dario Argento (Suspiria, Rojo profundo), quien regresa luego de una década con DARK GLASSES.

Más allá del nombre del director, no había tantos motivos para ilusionarse con el resultado final de este film. Vale recordar que la carrera de Argento venía en una pendiente con flojos resultados como DRACULA 3D, GIALLO (un film un tanto estimable), LA TERZA MADRE y la tv-movie DO YOU LIKE HITCHCOCK ?
A priori, quizás lo más interesante de DARK GLASSES podría radicar en ese retorno creativo que se da entre Argento y Franco Ferrini, su histórico co-guionista con el que no trabajaba desde 2005. Pero hay más: leyendo la sinopsis, queda claro que las intenciones del cineasta están puestas en filmar un giallo puro, con semejanzas narrativas a EL GATO DE LAS NUEVE COLAS (1971), obra germinal de su carrera. La ceguera de sus protagonistas, y niños que deben ayudarlos a resolver un misterio.

El caso preciso de DARK GLASSES va sobre una prostituta que una noche comienza a ser perseguida por una camioneta y sufre un fatal accidente tras el cual pierdela vista. Del otro lado, muere una familia cuyo único sobreviviente es un niño. Ambos se unirán para sobrevivir al acecho del asesino que los persigue.

La secuencia de apertura de DARK GLASSES es disparatadamente notable. Diana, la protagonista, atraviesa en coche la ciudad. La gente sale a los balcones para mirar el eclipse. Entre el tumulto se dice que en el pasado se asociaba al eclipse con el fin del mundo o la maldad. Diana se coloca los anteojos negros para ver, aquellos que dan título al film, y que de alguna manera anticipan la tragedia que vivirá.
El encuadre del eclipse da paso al primer asesinato, funcionando como augurio de esa maldad latente.

La notable banda sonora de Arnaud Rebotini agiganta la fuerza de los acontecimientos, y se acopla perfecto a la puesta en escena de Argento, reposada, pero mucho más prolija e interesante visualmente que en sus últimas obras.

Las tramas del giallo nunca suelen ser rigurosas, y mucho menos en el cine de Argento, donde reinan los excesos y también las arbitrariedades. DARK GLASSES está lleno de ellas, pero a esta altura del partido (con 23 largometrajes y 81 años) nadie debería sentirse sorprendido o indignado.

La película es lo que es, y dentro de su lógica funciona bastante bien, al menos por los primeros 40 minutos. Su atractivo tal vez se vaya diluyendo cuando la narración se atasca en el campo.
Pareciera que allí se terminan las ideas. La psicología del asesino es demasiado superficial y poco atractiva. Ya no hay victimas a las que atacar, y solo queda esperar por un desenlace un tanto lánguido y predecible, dirigido en piloto automático.

DARK GLASSES es un buen regreso del cineasta italiano. Firme y más comprometido con el material. Tal vez estemos ante su mejor film desde EL JUGADOR (2004), y esa es una gran noticia para cualquier cinéfilo.

Opinión: Buena.


Ficha Técnica
Dirección: Dario Argento
Guión: Dario Argento, Franco Ferrini
Fotografía: Matteo Cocco
Edición: Flora Volpeliere
Sonido: Daniele Maraniello
Música: Arnaud Rebotini
Producción: Conchita Airoldi, Laurentina Guidotti
Compañía Productora: Urania Pictures
Intérpretes: Ilenia Pastorelli, Asia Argento, Andrea Zhang, Andrea Gherpelli, Mario Pirrello

Soul of a beast, de Lorenz Merz.

Por Manuel Germano.

El director suizo ganador del Leopardo de Plata por «Un dia y nada» (2008), presenta en el marco de este Bafici una historia sobre los amores desmedidos que llevan a los personajes a cruzar todo tipo de limite un triangulo amoroso que surge inesperadamente y genera en el protagonista de este film un cambio en su vida radical.

En «Soul of a beast» el espectador se traslada a los suburbios de Zurich (que bien podrían ser los suburbios de cualquier otra parte del mundo), dónde Gabriel se hace cargo como puede de su pequeño hijo mientras se va fiesta con sus amigos. En una de esas ocasiones conoce a Corey, la novia de su mejor amigo, de quién se enamora casi al instante. Deseo, amor, traición, ciertas tematicas de los triangulos amorosos aparecen aquí pero desde una mirada arriesgada, fuera de lo convencional.

El trabajo de edición, fotografía y sonido se armonizan de forma impecable y acompañan los multiples matices que el filme atraviesa, escenas de sexo, acción, violencia y tambien un juego de cámaras para captar la parte surrealista de esta película, ligada a lo salvaje y a las creencias. El uso de los planos cortos y la cámara en mano trasladan al espectador a esa Zurich oscura, peligrosa y casi catastrófica que el director desarrolla.

Lorenz Merz, quien se encontraba presente en la función a la cual asistió quien escribe estas lineas, aseguró que su pelicula es una historia «sencilla» sobre el amor y que le costó cuatro años poder llevar adelante, sin contar el tiempo en el que trabajó sobre el guion.

No cabe duda del trabajo de Merz en «Soul of a beast», su guión es preciso y a la vez feroz, por momentos sumamente romántico y también desgarrador. El director comentó que la historia fue basada en una experiencia personal, la pérdida de su mejor amigo cuando era muy joven. Sin duda esa carga emocional pudo ser trasladada a esta íntima y sólida película que pudo verse en el marco de este BAFICI.

Opinión: Muy buena.

Ficha técnica.

Dirección, Guión: Lorenz Merz Fotografía: Laszlo Ovlinsky, Fabian Kimoto Edición: Laszlo Ovlinsky Diseño de Arte: Nicole Hoesli Sonido: Oscar Van Hoogevest Música: Fatima Dunn, Julian Sartorius, Valentina Ovlinksy Producción: Simon Hesse, Lorenz Merz, Cyrill Gerber, Julien Wagner, Urs Fitze, Anke Beining-Wellhausen, Patrick Gantner Compañía Productora: Hesse Film, 8 Horses Intérpretes: Pablo Caprez, Ella Rumpf, Art Bllaca, Luna Wedler, Tonatiuh Radzi, Lolita Chammah, Angelique La Douce.

Presentación del BAFICI 2022.

Por Fabio Albornoz.

Se presentó en una de las salas del teatro San Martín, la programación oficial de la edición número 23 del BAFICI. Festival que iniciará el día 19 de abril, prolongándose hasta el 1 de mayo.

Luego de un 2020 sin festival, y un 2021 con presencialidad hibrida -pero con muchas menos salas y horarios-, la edición 2022 volverá a desplegar un amplio abanico de sedes que irán desde: Cultural San Martín, Parque Centenario, Multiplex Lavalle, Gaumont, Lorca, Cosmos, Alianza Francesa, pasando hasta por la mítica Sala Leopoldo Lugones.

Será una edición que, como la describieron las autoridades organizadoras, tendrá como eje el centro de la Ciudad de Buenos Aires, pero haciendo hincapié también en la posibilidad de conquistar nuevos espectadores a lo largo del interior del país, por ello el 75% de la programación también podrá verse de manera virtual, en otras fechas y horarios a indicar.

El film de apertura será PEQUEÑA FLOR, cuarto largometraje del cineasta Santiago Mitre (La Patota, La cordillera), co-escrito junto a Mariano Llinás. La sede protagonista será el Multiplex Lavalle, donde se proyectará esta película que Mitre rodó en Francia con los protagónicos de Daniel Hendler y Vimala Pons.

La función de clausura será el día 30 de abril a las 16.50 en el Cine Gaumont, con la proyección de la película francesa Viens, je t’emmène (Nobody’s Hero, en su idioma original), del director Alain Guiraudie. Una tragicomedia que toma como punto de partida un atentado terrorista en la tranquila ciudad de Clermont-Ferrand y puntualiza en una improbable historia de amor entre un programador de software y una prostituta. Desde allí y en paralelo, se dispara en las direcciones que van tomando varios personajes a lo largo de una noche, en donde exhiben temores, prejuicios y paranoias de una sociedad que sufrió varios de estos sucesos en los últimos años.

Otras de las destacadas películas que constituirán la programación del BAFICI 2022 serán las nuevas obras de Paul Schrader (THE CARD COUNTER), Dario Argento (DARK GLASESS), Louis Garrel (THE CRUSADE), Hong Sang Soo (THE NOVELIST’S FILM), entre otros muy interesantes (y variados) títulos.

Dentro de los clásicos segmentos, la edición 2022 tendrá como homenajes principales a Manuel Antín (con reestreno incluido de LA CIFRA IMPAR) y Monica Vitti, fallecida recientemente, y a quien el festival dedicará la proyección de LA AVENTURA y EL DESIERTO ROJO, emblemáticas películas dirigidas por Antonioni.

El festival contará con varias actividades especiales. Habrá charlas presenciales y online con invitados internacionales y nacionales, lanzamientos de cuatro (4) libros y proyecciones que se combinan con charlas, fiestas o shows en vivo: el film Italo disco tendrá una fiesta alegórica al género, trás el estreno de El káiser de la Atlántida una cantante de ópera deleitará al público con un aria, en las proyecciones de Diarios de Andrés Di Tella el mismo Di Tella leerá extractos, habrá un Homenaje a Manuel Antín a 60 años de su ópera prima, tendrá lugar la proyección aniversario de Happy Together de Wong Kar-wai a 25 años de su estreno, entre otros. Además, se contará con la presencia destacada de importantes figuras internacionales que estarán a cargo de Masterclasses, como Pascale Bodet, David Fisher, Bruce LaBruce y Jorge Arriagada. Se suma una Masterclass de lujo, gentileza de Disney: una charla con Danny Elfman, el mítico compositor de Hollywood famoso por sus trabajos junto a Tim Burton y muchos otros directores.

La venta de entradas podrá adquirirse a través del sitio web: http://www.ciclosyfestivales.vivamoscultura.buenosaires.gob.ar a partir del día 15 de abril, o también de forma presencial el día 18 en las boleterías de cada sede.
El valor de las mismas será de $150.
Habrá entradas con descuento para estudiantes, jubilados y todas las funciones del BAFICITO a un valor de $100 –

Para más información acerca de la programación, consultar el sitio web:
https://ciclosyfestivales.vivamoscultura.buenosaires.gob.ar

36° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata: «Mad God» de Phil Tippett. (Sección Hora Cero).

Por Fabio Albornoz.

La historia detrás de la concepción de “Mad God” es épica. Uno de esos proyectos titánicos e imposibles, cuya mera existencia exige un despliegue de producción que lleva años de trabajo.

Phil Tippett es uno de los más grandes creadores de efectos visuales en Hollywood. Participó en sagas como las de “Star Wars”, “Jurassic Park”, “RoboCop” e “Indiana Jones”, que le valieron ser nominado al Óscar en seis oportunidades (ganando dos). Entre medio de los arduos logros visuales que requerían las super producciones, Tippett fue iniciando un trabajo silencioso y solitario, que se prolongó durante 30 años (con 3 cortometrajes en el medio), y que hoy tienen como resultado este largometraje de poco más de 70 minutos.

Bajo la técnica del stop-motion, pero mezclando una infinidad de texturas que van desde la robótica, los efectos digitales, y algunas imágenes reales, “Mad God” se construye bajo una hibridez
tan desquiciada, como la mayoría de los conceptos que brotan de ella.

En una entrevista, Tippett decía que, durante años, cada vez que se despertaba, escribía en una libreta sus sueños e inquietudes. Ellas mismas son las que le dan forma a este film, cuya narración
avanza a través de un efecto de “ensoñación”. Imágenes tortuosas de un mundo postapocalíptico que fue dejado a la deriva por Dios. No hay en verdad, ningún hilo narrativo que podamos seguir con claridad. El marco que Tippett nos da para sostenernos, radica en ese cartel inicial, en donde se explicita el enojo y la
condena a la que somete Dios a la humanidad. A partir de allí no habrá diálogos ni acciones que clarifiquen lo que ocurre. Tippett nos regala un trip existencial, repleto de simbologías indescifrables. El espectador se sumerge en una especie de infierno que quizás alguna vez fue la Tierra (o algo parecido a ella), pero de la que queda poco más que criaturas deformes que evolucionaron bajo un tormento insoslayable.

Almas en pena, dentro de un mundo cargado de vicios y violencia. “Mad God” es una película en la que hay que entrar y dejarse llevar. Su libertad argumental y
estilística hacen que excluya a buena parte de los espectadores, pero como se suele decir, hay películas que fueron concebidas para ser sentidas, y esta es una de ellas.

Opinión: Muy buena.

Año / País: 2021 / Estados Unidos Estados Unidos Título original: Mad God .Duración
83 min. Guion Phil Tippett Música Pray for Rain. Fotografía Animación, Chris Morley, Phil Tippett. ProductoraTippett Studio

36º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata:“Bad Luck Banging or Loony Porn”, de Radu Jude (Competencia Estados Alterados).

Por Fabio Albornoz.

La nueva cinta del siempre peculiar, creativo y arrollador cineasta rumano Radu Jude ,se llevó el premio principal en el Festival de Berlín (Oso de Oro) con “Bad Luck Banging or Loony Porn”, un título que resume muy bien el espíritu lúdico del film.

Sin medias tintas ni metáforas, Radu Jude decide abrir su película con una escena de sexo explícita. Un video pornográfico casero, perteneciente a la protagonista de la historia (una docente). El video en cuestión se filtra y con ello aparecen las consecuencias que debe afrontar. El disparador que elige Jude es potente y tremendamente actual, pero a no dejarse engañar, porque esa potencial película se esfuma hacia una libertad narrativa insólita (pero lógica en su director) con un enorme sentido del humor.

De repente, quien era una respetada profesora, pasa a ser evitada por todo el mundo. Radu Jude hace uso del video íntimo, para explicitar el conservadurismo latente en el seno de la sociedad rumana. Acompañamos a la protagonista en sus largos recorridos por las calles de una Bucarest en plena pandemia de COVID (elemento muy natural, y a la vez, significativo). La
cámara de Radu no parece tan interesada en lo que la profesora hace, sino más bien en capturar trozos de realidad. Vemos el comportamiento de la gente frente a la cámara o afiches y propagandas que inundan las calles. La búsqueda del realizador es mucho más amplia, y termina confirmándose en el tercer bloque, donde la línea narrativa deviene en una especie de
ensayo antropológico de Rumania.

Radu selecciona imágenes de lo más diversas. Habla de política, sexo, arte, filosofía, ciencia, racismo, machismo, pero nunca desde un tono solemne. Todas las reflexiones incluyen una jocosidad extraordinaria que plantea, desde la distancia analítica, la reflexión del calvario que atraviesa esa profesora. ¿Cómo una sociedad, con el prontuario racista y fascista, puede condenar a una mujer a la que le publicaron un video sin su consentimiento? Tras ese interín, el cineasta retoma desde donde dejó. La protagonista debe ir a una reunión con los padres de los niños, donde es sometida a una especie de largo juicio atroz que derivara en un estallido final.

“Bad Lucky Banging or Loony Porn” es una película incómoda, creativa y divertida a la vez. Ese sutil sentido del humor, funciona como una cuchilla que interpela (y también lastima).

Opinión: Muy buena.

Presentación de la película en el 36º Festival Internacional cine de Mar del Plata

Ficha técnico – artística.

2021 – 106′ – COLOR
Rumania, Croacia, República
Checa, Luxemburgo -Rumano /
Romania, Croatia, Czech Republic,
Luxembourg -Romanian
G: Radu Jude F: Marius Panduru
E: Catalin Cristutiu S: Dana Bunescu
M: Jura Ferina, Pavao Miholjevic
P: Ada Solomon CP: microfilm
Romania I: Katia Pascariu, Claudia
Ieremia, Olimpia Mălai, Nicodim
Ungureanu, Alexandru Potocean,
Andi Vasluianu