Iñaki Aldao sobre «Casi normales»: «Está bueno que se tome el riesgo de traer una obra distinta a Mar del Plata».

Por Manuel Germano.

El joven actor que ganó el ACE revelación por «El curioso incidente del perro a medianoche» en 2019 se encuentra en Mar del Plata este verano con «Casi normales», cuya reseña pueden leer acá.

Habla con una firme serenidad, se toma el tiempo para escuchar y responder con calma. No tiene prisa y la charla fluye. Tras impactar al espectador en 2019 con «El curioso…» y hacer una temporada breve de la obra «El regreso del joven príncipe», se pone este verano en la piel de Gabriel en el reconocido musical que estrenó hace diez años en el país y sigue cosechando elogios y excelentes críticas.

M: Christopher en «El curioso…» y ahora Gabriel en «Casi Normales» ¿Cómo transitaste la pandemia y cómo llegó a vos la oportunidad de interpretar este nuevo rol?

I: Yo soy partidario de que todo pasa por algo, más allá de las desgracias que trajo esta crisis mundial hubo que adaptarse porque sino uno se queda en un lugar oscuro y no está bueno. Creo que si me pongo a pensar, a mí como actor me dio un lindo respiro. Si bien en el 2020 íbamos a volver con «El curioso…» y no volvimos, trabajé el verano pasado en una obra en el Lola Membrives («El regreso del joven príncipe») que estuvo muy linda porque la hice con amigos y el equipo era hermoso, pero luego de eso no estuve activo trabajando, lo que por momentos te inquieta, te hace preguntar «¿Qué es lo próximo que viene?», y de repente te llega «Casi normales», que es una gran propuesta. Me acuerdo que me pasaba cuando estaba en «El curioso…» que fue una obra tan bien recibida y que fue algo lindo pero también por momentos abrumador. Te genera cierta presión estar en una obra, en un papel que le gustas a todo el mundo, y de repente pensás en «la próxima» y te genera cierta presión personal. Después de una obra tan contundente esta bueno un respiro, si bien hubiese estado buenísimo seguir, creo que me hizo bien a la cabeza. La idea era seguir con esa obra y que conviva con «Come from away» en la cartelera.

La experiencia de estar haciendo «Casi normales» la vivo con la atención que se merece y la plenitud que me gusta disfrutar. Poder adentrarme en la obra y entender de a poquito lo que sucede. Es muy loco lo que me pasa porque es una obra que vi siendo chiquito. Es una obra que recomendaba mucho, traía a mi papá, a mi mamá.

Iñaki en «El curioso incidente del perro a medianoche».

M: ¿Cómo llegaste a la obra?

I: Me escribió Pablo del Campo, quien en su momento me había visto en «El curioso…». Me comentó que estaba armando la temporada en Mar del Plata y se le había ocurrido mi nombre. Pablo y Julio Panno (director de la obra) me invitaron a tomar un café y me contaron la idea que tenían, me preguntaron si conocía la obra, si me interesaba, si conocía el papel y bueno, les dije que me encantaba. A los tres días probé el registro vocal con Tomás Meyer, el director musical, y ahí me dijeron «Vamos para adelante». Es un lindo mimo cuando pasan esas cosas.

M: Venís de un protagónico muy fuerte y ahora encarnas otro rol con una entrega emocional que implica un desafío. ¿Hay una búsqueda personal de encontrarte con estos personajes?

I: Ojalá lleguen siempre papeles así, estudié toda mi vida y llega un punto en el que uno está listo para las oportunidades. Espero sigan apareciendo por mi camino hermosos desafíos como los que tuve hasta ahora. No me gusta cerrarle la puerta a nada porque por ahí un día uno necesita laburar, necesita guita y dice «tengo que hacer esto», y por ahi en otro momento, tenés cinco proyectos en paralelo y si, vas a elegir el que más te desafíe como actor. Hasta ahora lo que me sucede a mi es la posibilidad de hacer buenos roles. No me pongo expectativas de lo que viene, siempre estoy con ganas de laburar, desafiandome como actor. No tengo nada metido en el ojo en el hecho de decir «esto si, esto no», si tengo una idea para donde quiero ir, metas, pero tambien me dejo sorprender. Si algun dia llega algo en lo que me siento incomodo no lo voy a hacer, pero hasta que no está en frente tuyo no sabés como vas a reaccionar.

M: ¿Habías trabajado con algún integrante del elenco actual?

I: Con nadie de la obra. Los conocía de verlos, pero no había entablado conversación. Si conocía a Manu de charlar por Instagram y con Máximo tenemos amigos en común, pero no había charlado nunca.

M: ¿Qué te pasó cuando te dieron el texto por primera vez?

I: Algunas canciones las sabía. Hay canciones como «Soy real» que la sabía toda en desorden, «Superboy» también, el resto las tuve que aprender al igual que el texto, estudiar el personaje, pero sí me ayudó tener vista la obra y entendida como público, más allá del trabajo como actor que uno tiene que hacer con el elenco y el director. Lo mismo me pasó con «El curioso…«, yo la había visto en Londres dos años antes de hacerla.

M: ¿En qué radica el éxito de una obra que estrenó hace diez años y que fue tan vista por la gente?

Creo que en su momento fue algo muy novedoso. Cuando era chico e iba a ver musicales me acuerdo que hacían «La bella y la bestia» , «La novicia rebelde«, «Los locos Addams«, pero con «Casi normales» fue un encuentro con una obra de teatro musical muy fuerte, tiene que ver con lo vincular, la salud mental, el cuestionar el sistema de drogas médicas. Los temas que toca son universales. Funcionó en Buenos Aires diez años y estar acá en Mar del Plata es un placer porque es como un público renovado.

M: ¿Sentís que el público en Mar del Plata elige ver «Casi normales» ó quizás opta por propuestas cómicas o espectáculos más livianos?

Por lo general uno tiende a asociar el verano con obras de comedia, revistas. La gente quizás va primero ahí porque está de vacaciones, y dice «vamos a pasar un buen rato», y está buenísimo. «Casi normales» por más que sea un drama y sea intensa, también tiene su humor. Lo bueno que está pasando es que toda la gente que la ve sale como flasheada, hay un «boca en boca» que es como una semilla que va creciendo de a poco. Es muy difícil medir con una semana de funciones que es lo que va a pasar. La obra tiene prestigio, la gente que la ve sale contenta, es un buen producto, la música está buenísima, y los públicos van cambiando. Est´a bueno que se tome el riesgo de traer una obra distinta a Mar del Plata.

M: ¿Cómo afecta el tema de los contagios a las funciones?

I: Se suspende la función y se pasa a otra fecha, por ejemplo, si yo me contagio son siete días de funciones suspendidas, al octavo ya podría volver. No hay reemplazos.

M: ¿Tuviste o tenés algún referente en el ambiente?

I: No, la verdad que no. Hay millones de actores, actrices y cantantes que admiro pero no podría decirte un nombre en especifico.

M: ¿Qué expectativas tenés para este año? ¿Tuviste alguna propuesta para hacer cine o T.V?

I: Tengo una propuesta muy interesante para cine que si todo sale bien se concretaría en breve, es la primera película que haría y estoy muy contento. Durante el año la idea es seguir formándome, tomo muchas clases, de canto por un lado y teatro este año que pasó estuve en un lugar que se llama «Otro mundo» , es de Cris Morena, se abrió en 2021 en Vicente López. El plan es seguir ahí un año más. También tengo mis proyectos, en los que puedo ir manejando los tiempos. Hay que estar abierto, disponible y buscando las oportunidades.

M: ¿Dónde te visualizas de acá a diez años?

I: Me gustaría tener mi carrera actoral firme por un lado y después una carrera musical por otro. Si eventualmente se da la oportunidad de hacer alguna obra por varias temporadas sí, hacerla, pero me gustaría investigar mi actor y mi cantante por separado, sin que haya algo que me encapsule.

Tras augurar los mejores deseos para este temporada, Iñaki se va al teatro para hacer función y así darle vida a un rol en el cual se luce. Un actor cuyos trabajos hay que seguir de cerca.

Para adquirir entradas de Casi normales, clic acá.

Rabia, poesía y guitarra en Mar del Plata.

Por Manuel Germano.

A unas cuadras del bullicioso centro, en La Rioja 1208, se erige el Centro Cultural Mar de Fuegos, un espacio nuevo y cálido que abrió sus puertas con la misión de democratizar la cultura. En una plaza teatral caracterizada por los espectáculos pasatistas y livianos, «Rabia» ofrece una propuesta comprometida, reflexiva e interesante que atraviesa temas punzantes y `profundos.

Rabia es un grito, es una expresión que apela a no olvidar, a la necesidad de que ciertos temas se mantengan en el presente: el aborto, la discriminación en todas sus formas (racial, social, sexual), el grito de los históricos desclasados que aún hoy luchan por ser aceptados e integrados (y no lo logran).

Martín Urbaneja, acompañado con guitarra en vivo de Ignacio Pomponio, interpreta con emoción textos y poemas de diferentes personalidades de la cultura que han dejado un legado en la historia vinculado a las voces silenciadas y reprimidas. El actor se adueña de cada poema y texto con un compromiso que se agradece con aplausos espontáneos por parte del público. Con una mesita y elementos varios que ofician de escenografía, Urbaneja utiliza elementos mínimos para generar climas y transmitir un mensaje que cala hondo en el espectador. Ignacio Pomponio se luce con arreglos en guitarra en vivo, lo que implica tener que sortear algunas cuestiones técnicas de las que sale airoso con profesionalismo.

Los textos elegidos conforman un viaje a diferentes épocas y temáticas que aún hoy resuenan en una sociedad que se la da de «avanzada» `pero está llena de resabios de una estructura prohibitiva y autoritaria que debe derrumbarse, y para eso es necesario que el grito de Rabia sea escuchado.

Funciones: Lunes 21.00.

La entrada cuesta 500 pesos e incluye una consumición. Las reservas se pueden hacer por Instagram (@ccmardefuegos) o por mail a través del correo electrónico (ccmardefuegos@gmail.com).

Los 80 están de vuelta, de Cecilia Milone y Nito Artaza.

Por Manuel Germano.

La marquesina del teatro Atlas de Mar del Plata este verano muestra una paleta de colores vivos y con imágenes a gran escala, a los dos protagonistas de «Los 80 están de vuelta»: Cecilia Milone y Nito Artaza, secundados por un grupo de bailarines conformado por Nando José, Vicky Dolan, Gero Arias, Belen Di Giorgio, Estefania Pastocchi y LeFer Ibarra, acompañados por el artista y coreógrafo Ariel Pastocchi, Gustavo Monje como artista invitado, y Gustavo Calabrese en piano y dirección musical.

Rememorar una época, trasladarse a ella, implica adentrar al espectador a un universo de personajes, canciones, artistas, publicidades y chistes que marcaron una etapa muy particular para los que transitaron esos años. Los 80 están de vuelta invita y logra sumergir a la audiencia en aquella década tan añorada.

El cuadro de apertura del espectáculo es una continuación muy bien hilvanada y realizada de escenas musicales, con un sofisticado diseño coreográfico de Ariel Pastocchi, que dejan bien en claro de que se trata el show y con que se va a encontrar el espectador. Cada miembro del elenco se luce en pasajes musicales donde el cuerpo de baile recorre el escenario con destreza y pasión, mientras que Gustavo Monje le aporta al espectáculo la dosis de humor que brinda la obra.

Nito Artaza interpreta sus clásicos personajes con gracia, mientras que Cecilia Milone se adueña del escenario en varias ocasiones y deslumbra con su voz. Una artista extraordinaria que emociona al espectador con temas icónicos de los ochenta y que se lleva los aplausos más fervorosos del show.

«Los 80 están de vuelta» es un show para toda la familia lleno de color, alegría y buena música que se disfruta y agradece de principio a fin. Una de las opciones más divertidas y convincentes de la cartelera marplatense.

Funciones de martes a domingos. Entradas por Plateanet.

Teatro Atlas: Av. Pedro Luro, Mar del Plata.

Fátima es camaleónica, de Norberto Marcos y Sergio Marcos.

Por Manuel Germano.

Fátima es una show woman. La gente la quiere y la sigue donde vaya. Sus espectáculos son vistos por miles de espectadores que vitorean y aplauden con fervor al final de cada función. Es, en esta difícil temporada marplatense, una de las más vistas. ¿Los motivos de su éxito? Un show colorido, musical y lleno de imitaciones que ofrece al público lo que quiere ver.

En esta oportunidad, con ciertas similitudes a los shows anteriores, Fátima despierta carcajadas en la audiencia con sus imitaciones de los personajes que domina hace años, a la vez que suma algunos nuevos que no se vieron antes. La acompañan el imitador Iván Ramírez, que le da voz a las personalidades masculinas del mundo del espectáculo, el deporte y la política, Emanuel con trucos de ilusionismo en los cuales hace partícipe a la audiencia, y un sólido cuerpo de baile conformado por Julieta Perez Cieri, Angeles Aleman, Eugenia Speroni, Matias Gonzalez, Nicolas Repetto y Jhonatan Olivera. La banda en vivo musicaliza todo el espectáculo y está compuesta por Fernando Vázquez, Ezequiel Giraldez, Francisco Maggio y Guillermo Erede.

Los rubros técnicos de vestuario, iluminación y escenografía van de la mano de los diferentes estadios que transita el show: cuadros donde el foco está en las imitaciones y pasajes más musicales donde Fátima baila y canta sobre el escenario al ritmo de los iconos del pop como Lady Gaga y Cher, entre otros.

Si bien sus imitaciones y las de Iván Ramírez están muy bien logradas desde lo vocal y corporal, el punto débil está en el libro, responsabilidad de Sergio Marcos y Noberto Marcos. El texto peca de anticuado, con chistes fáciles y poco novedosos. El público que sigue los shows que la intérprete realiza año tras año no encuentra en esta oportunidad ninguna sorpresa en la propuesta artística, Fátima sabe que lo que hace funciona y que la gente sale encantada del escenario.

«Fátima es camaleónica» es una bocanada de entretenimiento que el público elige una y otra vez. Si de divertirse se trata, este espectáculo es el indicado.

Funciones de Martes a domingos a las 22.00 en Centro de Arte Radiocity – Roxy – Melany, San Luis 1750, Mar del Plata, Buenos Aires, Argentina

Entradas al espectáculo por Plateanet

“Una noche en el café concert”, de Alejandro Veroutis. 

En una vieja casona de la zona de Playa Grande se erige como monumento histórico la casa en la que durante años vivió Mariano Mores. Este lugar sirve particularmente en esta temporada para la presentación de un espectáculo que ya tuvo su debut años anteriores en Mar del Plata: “Una noche en el café concert”, nominado a los Premios Hugo y ganador del premio Estrella de Mar en el rubro alternativo en el 2021. 

El espectáculo es un homenaje al antiguo café concert, que supo tener figuras como Antonio Gasalla, Carlos Perciavalle, Edda Díaz, Claudia Lapacó, Susana Rinaldi, Mariquena Monti, entre tantos otros. En esta oportunidad se nutre de temas en la voz de Alejandro Veroutis y Camila Suero en el piano y voz. 

El espectáculo rinde tributo a los grandes que transitaron este género a través de temas musicales de los sesenta, setenta y ochenta. El show es un recorrido histórico por los diferentes gobiernos y hechos sociales que atravesaron nuestro país y que guardan vinculación con el origen del café concert, su época de apogeo y lo castigado que ha sido durante la dictadura militar. 

Alejandro Veroutis se convierte en una especie de showman al comenzar el espectáculo y sorprende con su carisma y voz. Su acompañante, Camila Suero, es una interprete con una voz extraordinaria que logra pasajes emotivos y memorables, gran trabajo de la joven actriz, nominada como Artista revelación en los Estrella de Mar 2021 y que sin duda tiene un gran futuro por delante. 

“Una noche en el café concert” regala un viaje al pasado lleno de recuerdos y anécdotas que el espectador agradece. 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es una-noche-en-el-cafe-concert.jpeg

Las entradas y funciones se anuncian a través de la cuenta de Instagram @unanocheok.