“Avec amour et acharnement”, de Claire Denis.

Por Fabio Albornoz.

Muchas veces solemos criticar la traducción de los títulos de las películas, ya sea por no representar la esencia de lo que se narra, o simplemente por develar demasiado.
El caso de la nueva película de Claire Denis me parece todo lo contrario. Su título en inglés es incluso más preciso y potente que el original (cuya traducción fidedigna en español sería “Con amor y determinación”).

Para el mercado internacional el nombre FIRE (“Fuego”), articula con mayor inteligencia todo lo que aborda el film. Claire Denis, -quien acaba de cumplir 78 años hace solo un puñado de días-, ha estrenado este año dos films en Berlín y Cannes respectivamente. Con «Avec amour…» , protagonizado por los excelsos Juliette Binoche (en su tercera colaboración con la cineasta) y Vincent Lindon, ganó el premio como Mejor directora.


La trama es por demás sencilla. Partimos desde un momento idílico: Sara y Jean se besan y nadan en aguas calmas. El silencio es absoluto. Lo primero que aparece es, evidentemente, el agua, lo que hace que cobre sentido el otro elemento al que hace alusión el título: fuego, lo que acontecerá (de manera simbólica) para arruinar esa estabilidad matrimonial.

Luego de unos breves planos, el filme se traslada a París, donde la pareja se encuentra recién llegada de sus vacaciones, sin embargo, al poco tiempo aparece una figura del pasado: François, un hombre con el que Sara estuvo enamorada durante mucho tiempo.

Allí tenemos la potencia narrativa de FIRE, una película que, viendo la carrera de Denis, se siente un tanto desprolija (técnica y narrativamente), poco sutil e impostada en sus búsquedas. Por momentos cuesta creerse este melodrama desatado en el que los personajes se mueven pura y exclusivamente por el vértigo de las pulsiones (sexuales y amorosas).

Cada escena parece estar planificada hacia el exceso, o bien hacia la confrontación actoral entre Binoche y Lindon. Ambos hacen un esfuerzo descomunal para sostener el trazo grueso y la pomposidad con la que se mueve la película. La cámara en mano de Claire Denis sigue siendo notable, registrando cuerpos y siluetas desnudos o besándose, pero cuando la puesta en escena se hace más esquemática parece perder rigor, ese que es tan habitual en su trayectoria.

Cuesta comprender el comportamiento de estos tres personajes, a fin de cuentas todo lo que sucede parece arbitrario y caprichoso. FIRE es un largometraje interesante, pero apurado (¿quizás los plazos de rodaje? ¿tal vez las fechas de presentación de festivales?) Nunca se sabrá.

La banda sonora de Stuart Staples también se siente reiterativa. Aparece para remarcar –demasiado- lo que es visible en imagen.

Por otra parte, Claire Denis se ve bastante interesada en temas colaterales como la actualidad del COVID (con algunos pequeños momentos casi documentales) o la inmigración. Los personajes recorren espacios con barbijos, y se hace mucha alusión al contexto pandémico. Y en el otro costado, el tema de los inmigrantes provenientes de Oriente, justificando allí también la subtrama con el problemático hijo de Jean.

Ninguna de estas ramas prospera demasiado en FIRE, y más bien terminan estorbando el desarrollo de un triángulo amoroso que comienza en el agua y luego atraviesa el fuego, pero que se siente pura superficie.

Una película decididamente menor de esa gran cineasta que es Claire Denis.

Opinión: Buena.

Ficha Técnica

Dirección: Claire Denis Guión: Christine Angot, Claire Denis Fotografía: Eric Gautier Edición: Emmanuelle Pencalet, Sandie Bompar, Guy Lecorne Diseño de Arte: Arnaud de Moleron Sonido: Jean-Paul Mugel Música: Tindersticks Producción: Olivier Delbosc Producción Ejecutiva: Emilien Bignon, Christine De Jekel Compañía Productora: Curiosa Films Intérpretes: Juliette Binoche, Vincent Lindon, Grégoire Colin.

Cine: «High life», de Claire Denis.

Por Fabio Albornoz.

La mítica realizadora francesa, Claire Denis, continúa experimentando y probando nuevos géneros a sus ya 73 años. Con “High Life”, su último film, se mete de lleno en la ciencia ficción, un terreno que para muchos autores sigue siendo interesante de abordar.

La directora de “Chocolat”, “Trouble Every Day” y “Un bello sol interior”, vuelve a reunirse con su habitual colaborador Jean-Pol Fargeau y suma a Geoff Cox, en la elaboración de un guión complejo. Protagonizan “High Life”, Robert Pattinson, que con Claire Denis sigue alimentando el muy buen curriculum de estos últimos años (ya filmó con Cronenberg, Herzog, los hermanos Safdie, entre otros). También está la extraordinaria Juliette Binoche, en su segunda colaboración con la directora.

High Life” comienza ya en el espacio, con Monte y su hija bebé, a bordo de una nave espacial que antes supo estar ocupada por muchos tripulantes. A lo largo del film nos iremos enterando que paso con cada uno de ellos.¿Cómo seguir narrando la vida y la soledad en el espacio después de Kubrick y Tarkovski? Bueno, Claire Denis encuentra una bonita forma de hacerlo en “High Life”. Por esto sigue siendo un campo de interés para el cine con ínfulas intelectuales, porque el espacio es un escenario que permite abordar el existencialismo de la humanidad.

El optimismo de los primeros minutos muta rápidamente a una ciencia ficción oscura, retorcida y muy arriesgada, incluso para una directora valiente como Claire Denis. El sexo y la violencia se van adueñando de la densa atmósfera, al punto de que nos hace pensar una cosa: si David Cronenberg hubiese filmado una cinta en el espacio, sin dudas sería algo similar a esta.

No todo funciona bien en “High Life”: Hay algo en la relación de los personajes que es fallido, con no tanta profundidad para comprender comportamientos o actitudes, pero la película lo gana en belleza visual (una excelente fotografía de Yorick Le Saux y Tomasz Naumiuk), hermosos encuadres de Denis, y una simbología plena en cada escena.

El punto de vista inicia con un Robert Pattinson aportando sensibilidad como padre en cada una de las escenas. Luego de esa introducción, el film va adquiriendo una complejidad estructural desprendiendo diversas líneas temporales. Primero a modo de brevísimos flashbacks, nos enteramos
a cuentagotas la infancia del personaje de Pattinson y el motivo por el que estuvieron esos tripulantes en el espacio. Este tiempo esta diferenciado por la textura de la imagen, un claro fílmico y una paleta de colores grisáceas.

Finalmente “High Life” vuelve a romper ese presente para mostrarnos casi hasta el final de la cinta el pasado, cuando estuvieron todas las otras personas en la nave. Claire Denis no nos regala casi nada de información, y el acceso que tenemos a ella es a través de los saltos temporales. Allí comienza a tomar el timón del punto de vista, Juliette Binoche, quien con sus años de experiencia sigue arriesgándose en cada nuevo papel. Una actriz que se renueva y se aleja de cualquier posible zona de confort.

Más que interesante. “High Life” está lejos de ser una cinta tranquilizadora y fácil de digerir. Ciencia ficción retorcida, por momentos escalofriante, y un drama sobre la soledad, los lazos humanos, el sexo y la muerte

Opinión: Buena.

Ficha técnico – artística

Título original: High Life
Dirección: Claire Denis
Guion: Claire Denis, Jean-Pol Fargeau, Geoff Cox
Música: Stuart Staples, Tindersticks
Fotografía: Yorick Le Saux, Tomasz Naumiuk
Empresas productoras:
Alcatraz Film / Pandora Film / Andrew Lauren Productions (ALP) / Apocalypse Films Company / Madants / Canal+ / arte France Cinéma / BFI Film Fund
Coproducción Francia-Alemania-Reino Unido-Polonia-Estados Unidos
Género: Ciencia ficción
Año: 2018
Duración: 110 min.
Países: Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Polonia
Distribuye: Maco Cine

ELENCO COMPLETO

Robert Pattinson, Juliette Binoche, Mia Goth, André Benjamin, Lars Eidinger, Agata Buzek, Claire Tran, Ewan Mitchell, Gloria Obianyo, Victor Banerjee

Salas


Multiplex Belgrano
Showcase Norcenter
Showcase Haedo
Showcase Córdoba
Cines Del Centro (Rosario)
Dinosaurio Mall (Córdoba)

Duración: 103 min.
Calificación: SAM 16 años