El prodigio, de Sebastián Lelio. (Sección autoras y autores 37ma edición MDPFF).

Por Manuel Germano

(@mangermano) .

El director de Una mujer fantástica y Desobediencia (entre otras), estrena su largometraje protagonizado por Florence Pugh y gran elenco que se podrá ver en Netflix desde el 16 de noviembre.

Con la sensibilidad que lo caracteriza, Lelio sitúa al espectador en Irlanda, en 1840. Allí, Anna (Kíla Lord Cassidy), hija menor de una familia ultra religiosa, ha decidido por motivos desconocidos dejar de comer. El «prodigio», esto es, el suceso extraordinario que no se puede explicar por las reglas de la naturaleza, llama la atención del pequeño condado irlandés donde transcurre el filme. El comité del lugar convoca a una monja y a la enfermera Ms. Wright (Pugh) para que observen a la niña y realicen un informe sobre los motivos por los cuales Anna no come absolutamente nada.

Con una voz en off que hilvana la historia – basada en la novela de Emma Donoghue – el filme se posa sobre los hombros de la Ms Wright, una mujer que carga con un triste pasado marcado por la pérdida, quien a medida que transcurren las observaciones de Anna comienza a descifrar lo que realmente está sucediendo con esa niña. A partir de sus propias impresiones y las charlas que tiene con la joven, Ms. Wright toma decisiones que son cuestionadas frente a la familia y el comité. Ella tiene la idea de que la ciencia y la lógica explican lo que le sucede a la niña, mientras que del otro lado, la familia de Anna y los irlandeses ultracatólicos explican este hecho justamente como una decisión de Dios.

El misterio y la tensión dramática que se construyen entre los personajes están muy bien logrados y se sostienen durante el filme, que toma un ritmo «más vertiginoso» sobre el final y resuelve situaciones y ata cabos con efectividad. En la primera hora de la película Lelio se encarga de pintar cada personaje, su pasado, creencias, posturas frente a el prodigio. Lo hace con lentitud pero intensidad, se toma su tiempo para narrar los vínculos y expone cómo la ciencia y la religión chocan permanentemente en varias situaciones. La resolución, que en comparación con toda la primera parte se vuelve un tanto repentina y por demás efectiva, tiene un cierre que se conecta con el comienzo y que resulta más que interesante. El cine dentro del cine.

La fotografía de Ari Wegner (El poder del perro, Lady Macbeth) es impactante, más aún en la pantalla grande. Desde lo actoral, Florence Pugh y Kila Lord Cassidy transmiten la angustia y el pesar que sus personajes acarrean del pasado, de esos recuerdos que las atormentan, lo que demuestra la sólida dirección de actores de Lelio.

El prodigio es una película dónde el reino de la razón entra en choque con el de las creencias. Una historia sobre como personas desconocidas entre sí pueden ayudarse y salvarse. No hay dudas que será una muy buena opción cinéfila a tener en cuenta dentro del catálogo de Netflix.

Opinión: Muy buena.

Ficha Técnica:

G: Sebastián Lelio, Emma Donoghue, Alice Birch
F: Ari Wegner
E: Kristina Hetherington
DA: Grant Montgomery
S: Ben Baird, Hugh Fox
M: Matthew Herbert
P: Ed Guiney, Tessa Ross, Andrew Lowe, Juliette Howell
CP: House Productions, Element Pictures, Fábula
I: Florence Pugh, Tom Burke, Toby Jones, Kila Lord Cassidy, Elaine Cassidy

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star