«Somos nosotros», de Macarena del Mastro y Marcelo Caballero. (Teatro).

Por Manuel Germano.

La temporada teatral en Buenos Aires fue lanzada en los días pasados y entre las obras que levantan el telón en Calle Corrientes se encuentra «Somos nosotros», una comedia de Macarena del Mastro y Marcelo Caballero, con dirección de Ariel del Mastro (arte) y Marcelo Caballero (actores).

¿Es posible enamorarse de alguien además de tu actual pareja? ¿Cómo se enfrenta esa situación? En «Somos nosotros» una joven pareja (Fonzi – Pachano) es sacudida por la aparición de un tercero (Cyrulnik) que ha generado en uno de ellos un sentimiento tan fuerte como para poner en jaque la pareja convencional de dos personas. La decisión de charlar sobre este asunto más que particular abre la posibilidad de: aceptar al otro, con lo que eso implica también ante la mirada ajena- ó tomar la drástica decisión de terminar con ese vínculo, postura más «lógica» pero también drástica si uno piensa que el amor no ha cambiado.

«Somos nosotros» plantea estas posibilidades y preguntas en un tono cómico que despierta las carcajadas en el público, el cual puede sentirse identificado sobre qué postura tomar en la voz de los diferentes personajes de la obra, interpretados por Sofía Pachano, Tomás Fonzi, Fede Cyrulnik, Mica Lapegüe y Lionel Arostegui. El grupo de actores le aporta frescura a sus roles y si bien ciertos pasajes están llevados a un extremo desde lo actoral demasiado exagerado, no desencaja del todo en el tono que la comedia transita.

Las dupla de Sofía Pachano y Tomás Fonzi fluye y funciona muy bien. Ambos transitan momentos comprometidos desde lo emocional con profesionalismo. Fede Cyrulnik se desenvuelve con soltura en el terreno de la comedia, pero encuentra dificultades en las escenas que le exigen un compromiso emocional con el texto.

La iluminación con diseño de Ariel del Mastro y Anteo del Mastro acompaña los climas que la obra propone y la escenografía de Macarena del Mastro es sin duda vanguardista, aunque podría haberse utilizado de manera más funcional a los diferentes espacios que la obra recrea.

«Somos nosotros» despierta risas genuinas y logra entretener al espectador con sus premisas y planteos sobre la posibilidad de sentir amor por dos personas y mantener una relación en ese sentido.

Opinión: Buena.

Ficha técnica.

Dirección de actores: Marcelo Caballero/ Dirección de arte: Ariel del Mastro – Marcelo Caballero/ Vestuario: Gigi Romano / Prensa: Maxi Cardaci / Fotografía: Nacho Lunadei.

Elenco: Sofía Pachano, Tomás Fonzi, Fede Cyrulnik, Mica Lapegüe, Lionel Arostegui.

Teatro: «Después de casa de muñecas», de Lucas Hnath.

Por Manuel Germano.

Nominada a 7 Premios Tony, «Después de casa de muñecas» («A doll’s house, Part 2»), del dramaturgo norteamericano Lucas Hnath, batió el récord como la obra llevada a escena en la mayor cantidad de teatros (27) en Estados Unidos durante la temporada 2018. La versión local, estrenada hace pocas semanas en el Paseo La Plaza, está dirigida por el reconocido director y maestro de actores Javier Daulte, y protagonizada por un equipo de actores de primer nivel: Paola Krum, Jorge Suarez, Julia Calvo y Laura Grandinetti.

¿Iguales? nos interroga el afiche de la obra que muestra la figura de Paola Krum de espaldas. Tiene levantado su brazo izquierdo y el puño cerrado, su imagen fuerte da cuenta de una mujer que está decidida a cumplir su objetivo. ¿Podrá hacerlo luego de haber abandonado a su familia hace 15 años? ¿Cuáles son las consecuencias que trae esa decisión? Hoy día podemos entender a una mujer que deja a su marido, pero como comenta el director de la obra, ¿y a la que abandona a sus hijos?

Nora (Paola Krum) vuelve a su casa después de 15 años para solucionar un problema judicial que podría perjudicarla y arruinar la reputación que supo ganarse como escritora. Para encontrar una solución necesita de su marido Torvald (Jorge Suárez), con quien no ha tenido contacto durante los años transcurridos. Su regreso no traerá paz a la dinámica familiar y los asuntos pendientes no tardarán en aparecer. Nora parece tener una explicación que justifican sus actos, sin embargo, los planteos de la nana (Julia Calvo), quien cuidó a sus hijos después de su partida, su hija, quien dejo de ser una niña para convertirse en una joven y determinada mujer (Laura Grandinetti), y su marido van construyendo el hilo dramático de esta obra, que nos permite reflexionar sobre el valor en la toma de decisiones, la confianza en nuestros actos y las consecuencias que acarrean, y la vigencia de las construcciones socioculturales con las que crecimos.

«Mi interés en los temas y las opiniones divergentes que se presentan en esta obra no tienen una clara relación con mis propias creencias y posturas, sino con aquellas que precisamente me interesan porque no logro comprenderlas o aceptarlas» Lucas Hnath, autor.

Si bien la obra puede pensarse como una secuela de “Casa de muñecas” de
Henrik Ibsen (estrenada el 21 de diciembre de 1879 en el Det Kongelige Teater de Copenhague), es importante aclarar que no es necesario haber visto o leído la obra original del autor noruego para adentrarse de lleno en esta historia, que tiene entidad propia.

Daulte ejecuta una dirección precisa e inteligente: hace lucir a cada actor a través de las diferentes escenas. Los cuatro personajes tienen a su cargo monólogos y diálogos con mucha intensidad y potencia dramática.

Los rubros técnicos son de primer nivel, se destaca el novedoso y minimalista diseño escenográfico de Alicia Leloutre y Paula Kompel, y el diseño de vestuario de Ana Markarian, detallista y estéticamente bello.

«Después de casa de muñecas” es sin duda una de las opciones de teatro de texto más logradas de la cartelera porteña: actual, reflexiva, imprescindible y profunda.

Opinión: Excelente.

Ficha técnico artística

Autoría:Lucas Hnath. Versión:Federico González Del Pino, Fernando Masllorens. Traducción:Federico González Del Pino, Fernando Masllorens. Actúan:Julia Calvo, Laura Grandinetti, Paola Krum, Jorge Suarez. Montaje:Jorge H Pérez Mascali. Diseño de vestuario:Ana Markarian. Diseño de escenografía:Julieta Kompel, Alicia Leloutre. Diseño de luces:Sebastián Francia. Audiovisuales:Milwatss. Stage Manager:Guido Losantos. Vestidores:Héctor Ferreyra. Fotografía:Alejandra López. Comunicación visual:Gabriela Kogan. Comunicación Digital:Bushi Contenidos. Asistencia de dirección:Guido Losantos. Productor asistente:Nicolas Kompel. Prensa:SMW. Producción gráfica:Romina Juejati. Producción ejecutiva:Javier Madou. Producción general:Pablo Kompel. Dirección de Producción:Ariel Stolier. Supervisión de sonido:Pablo Abal. Dirección técnica:Jorge H Pérez Mascali. Dirección: Javier Daulte

Datos de interés

PASEO LA PLAZA
Av Corrientes 1660
Capital Federal – Buenos Aires – Argentina
Teléfonos: 6320-5350
Web: http://www.paseolaplaza.com.ar
Domingo – 19:00 hs 
Miércoles, Jueves, Viernes y Sábado – 20:00 hs 

Teatro: «La omisión de la familia Coleman», de Claudio Tolcachir

Por Cecilia Della Croce (Tw @cecidepalermo, Ig @cecidepalermook)

La foto familiar de los Coleman, este fenómeno teatral que nació en el off en Timbre 4 y en la temporada 2019 llegó por segundo año a las marquesinas de calle Corrientes, empapela la sala Pablo Picasso del Paseo La Plaza, junto a unos enormes posters rojos que rezan: Temporada 15 – Hasta que no nos veas no nos vamos. Por suerte vuelven bajo ese lema para los que como yo, créase o no, no la habíamos disfrutado.

La Omisión de la Familia Coleman se gestó en esa usina de ideas creada por Claudio Tolcachir que se llama Timbre 4 y que desde un PH en Boedo revolucionó la escena teatral porteña. Tal como dice el director: “La Familia Coleman es el fruto de nueve meses de ensayos diarios, trasnoches y madrugones en donde este grupo, este maravilloso conjunto de talentos humanos se entregó sin especulaciones a la gestación del que sería mi primer texto teatral. Estrenamos un agosto de lluvia con la esperanza de haber realizado un buen trabajo y sin más expectativa que permanecer algunos meses en cartel para mostrar orgullosos nuestro trabajo”. Este año, el grupo puede festejar los 15 después de más de 50 festivales internacionales y giras que los han llevado desde su cuna de barrio tanguero a los escenarios del mundo: España, Francia, Portugal, Bosnia, Panamá, El Salvador, Costa Rica, Chile, Brasil y EEUU, entre otros, de un total de 24 países.

Los méritos de la pieza están a la vista: un libro que aborda la problemática de una familia disfuncional sin caer en el costumbrismo típico de las tiras de la tele, sino desde la mirada del absurdo, de una cotidianeidad donde lo patético se hace invisible pero que a pesar de mostrar una cara bizarra permite la identificación y la empatía del espectador.

El otro gran factor que explica este éxito son las actuaciones de los ocho intérpretes que se lanzan a las situaciones que atraviesa la familia desplegando una gama de recursos que les permiten transitar con solvencia desde lo hilarante hasta lo trágico. Cada uno de los integrantes de la familia cumple con el precepto dramático y la marca exacta del director de llevar su misión hasta las últimas consecuencias, como movidos por una filosofía con ecos de tango: la poesía cruel de no pensar más que en mí. Cuando desaparece el elemento aglutinante que los mantiene unidos dentro de esa casa que funciona con sus propias reglas, todo deja de tener sentido y razón de ser en ese universo y cada integrante de la familia queda librado a su suerte.

La Omisión de la Familia Coleman marcó una bisagra tanto para su creador, el merecídamente consagrado Tolcachir, como para otras compañías o grupos de experimentación teatral (por ejemplo las chicas de Piel de Lava) que se aventuraron por esta senda que trae elementos del off al mainstream y hace un tiempo goza de la bienvenida de un público mucho más nutrido y ávido.

Para mí hay un parámetro que llamaría el filtro de las tres “i”: impactar, inquietar (o incluso incomodar), e inspirar para generar algún tipo de respuesta y reflexión; esos tres elementos definen cuándo una ida al teatro se transforma en una experiencia trascendente, y La Omisión de la Familia Coleman los supera con creces.

Calificación: Excelente

1Ficha técnico artística
Actúan: Cristina Maresca (Abuela), Miriam Odorico (Memé), Inda Lavalle (Verónica), Fernando Sala (Marito), Tamara Kiper (Gabi), Diego Faturos (Damián), Gonzalo Ruiz (Hernán), Jorge Noguera (Médico).
Asistencia de dirección: Macarena Trigo
Diseño de luces: Ricardo Sica
Fotografía: Giampaolo Samà
Prensa: Marisol Cambre
Producción: TEATROTIMBRe4 // Maxime Seugé y Jonathan Zak.
Libro y dirección: Claudio Tolcachir