Teatro: «La vida extraordinaria», de Mariano Tenconi Blanco.

Por Cecilia Della Croce.

Hay dos músicos en escena y después de un apagón vemos imágenes proyectadas en una pantalla y la voz en off de Cecilia Roth comienza a tejer el hilo de la trama: la nada, el origen de todo, la vida, la muerte, todos los seres vivos estamos conectados por la evolución y la genética, cada segundo es un milagro que nos trae a este aquí y ahora tan real y tan inventado. Y así se empieza a desplegar ante nosotros el collage de escenas que conforman La vida extraordinaria, con la carga épica y a la vez nimia que puede tener la existencia de cualquiera de nosotros. Es que la pieza de Mariano Tenconi Blanco (dramaturgo y director) es una joya plena de simbolismos, metáforas y homenajes que a partir del big bang original da a luz otros mundos: el universo femenino, el de la amistad, el universo familiar a través de la continuidad de constelaciones de padres e hijos, el del sexo, el de los libros.

Con un tono de radioteatro que recuerda a Manuel Puig, la trama ubica a dos mujeres poetas, Aurora Cruz y Blanca Fierro (acaso a modo de tributo a mujeres argentinas de pluma filosa y certera como Alfonsina Storni o Alejandra Pizarnik), en los paisajes nevados del fin del mundo, más precisamente en una librería en Ushuaia, donde empieza y termina todo. Ellas forjan una amistad capaz de rescatarlas del borde del abismo porque atraviesa y trasciende todos los demás vínculos y vaivenes: “así crecen las cosas en la Patagonia: torcidas por el viento pero bien agarradas a la tierra”.

Un texto de tanta belleza y profundidad encontró a dos actrices tan extraordinarias como los personajes que encarnan: Valeria Lois y Lorena Vega hacen una labor descomunal, para aplaudir de pie. Son perfectas al transitar los matices que exige este retrato literario en forma de diario íntimo y conmueven por su capacidad de transmitir un abanico de estados y emociones desde la voz, el cuerpo y su dominio de todo el espacio escénico, en diálogo directo con la mirada receptiva de los espectadores que las estamos acompañando en la aventura cotidiana de estar en el mundo.

Una travesía de dos horas a puro placer, para disfrutar de lo mejor de la excelente cartelera del Cervantes (que afortunadamente repone este pieza imperdible, aunque en una temporada corta) y para reflexionar sobre el destino, el sentido de la vida y la maravilla de cada instante más allá de las pequeñeces y los grises.    

Opinión: Excelente.

(En su temporada inicial, Manuel Germano ha escrito sobre esta obra la siguiente reseña: https://ociopatas.com/2018/08/06/teatro-la-vida-extraordinaria-de-mariano-tenconi-blanco/).

Ficha técnico – artística

Actúan Valeria Lois, Lorena Vega
Voz en off Cecilia Roth
Músicos en escena Elena Buchbinder, Ian Shifres

Producción Yamila Rabinovich
Asistencia de dirección Ana Calvo

Coreografía Jazmín Titiunik
Diseño audiovisual Agustina San Martín
Música original y dirección musical Ian Shifres
Iluminación Matías Sendón
Vestuario Magda Banach
Escenografía Ariel Vaccaro

Dirección Mariano Tenconi Blanco

Datos de interés

Teatro Cervantes – TNA

Dirección: Libertad 815

Funciones: jueves a domingo a las 21hs

Duración: 120 minutos

Fecha estreno 02/08/2019

Última función 23/09/2019

Teatro: «Escritor fracasado», de Roberto Arlt (adaptación de Marilú Marini y Diego Velázquez).

Por Cecilia Della Croce.

Escritor fracasado se construye, como un castillo de naipes, desde una paradoja: la de un escritor que escribe sobre la imposibilidad de escribir. El escritor devenido en personaje escupe la diatriba sobre su fracaso como si fuera un Salieri de sí mismo. Y lo hace a la vista de todos, como un mago que devela el truco fallido con el que no logra engañar a su público.

Marilú Marini y Diego Velázquez se complotan genialmente para adaptar este relato escrito por Roberto Arlt en 1933, donde se despacha sobre la literatura, la creación, la originalidad, la crítica, el mundo (literario) lleno de vanidades e hipocresías, el éxito medido por el tamaño de la sombra que deja tras de sí y el ego como ejercicio masturbatorio, entre otras cosas.

La mirada maestra de Marilú Marini desde la dirección cataliza la alquimia de recursos y acciones que transmutan este texto extraordinariamente rico e intrincado a la dramaturgia. Los elementos escenográficos se desparraman por la sala Luisa Vehil y plasman la deconstrucción del personaje en un desorden de objetos y andamios. El protagonista, palo de golf en mano, destruye (concreta y simbólicamente) su obra; a lo largo de la interpretación desnuda un maniquí imaginario, hecho de prejuicios burgueses y excusas rimbombantes, y se disfraza de señorito de moño y saco pied de poule, listo para arremeter contra el mundo desde la mesa de algún café literario.   

Diego Velázquez, cual si fuera un domador de fieras, se pone al hombro esta diatriba furibunda, haciendo gala de un encanto irreverente y un dominio de la escena que le permite romper la cuarta pared y jugar al juego del teatro, con la soltura de un niño diabólico y burlón. El actor se adueña del proscenio, maneja los climas a su antojo y logra servir en bandeja este verdadero festín de palabras. Capolavoro actoral en un reestreno imperdible para lectores, literatos, enamorados de las letras y filósofos de a pie que quieran disfrutar de este encuentro con un escritor enorme como Roberto Arlt, que en el siglo de la máquina se atrevió a trascender su tiempo y preguntarse para qué sirve la poesía.

Opinión: Excelente.

Ficha técnico artística

Ficha técnico artística

Autor: Roberto Arlt

Adaptación: Marilú Marini y Diego Velázquez

Elenco: Diego Velázquez

Música Original: Nicolás Sorín
Iluminación: Oria Puppo y Omar Possemato
Escenografía y vestuario: Oria Puppo

Dirección: Marilú Marini

Datos de interés

Funciones: jueves, viernes, sábado y domingo a las 18hs

Duración: 75 minutos

Fecha estreno 19/07/2019

Última función 18/08/2019

Dirección: Libertad 815 – Teatro Nacional Argentino – Teatro Cervantes.

Teatro: «Un domingo en familia», de Susana Torres Molina.

Por Claudia Ferradas (Tw @claudiaferradas – Ig @clauferradas).

La sala Orestes Caviglia del TNA – Teatro Cervantes, apenas tres filas de asientos dispuestos en un amplio semicírculo, es un ámbito ideal para que nos involucremos en esta obra intimista que invita a reflexionar sobra la militancia revolucionaria argentina en los años 70. El 28 de diciembre de 1975 secuestran y desaparecen a un dirigente de una organización revolucionaria que había concurrido con su familia a un recreo en la costanera del Río de la Plata, a pesar del riesgo de mostrarse públicamente después de que su organización pasara a la clandestinidad. Después de su desaparición, el Tribunal Revolucionario lo encuentra culpable de haber violado las normas.

La dramaturga Susana Torres Molina no desarrolla una trama tradicional, no narra una historia; sobre el escenario cubierto de arena se despliega un collage auditivo testimonial: las voces de los personajes del presente dramático se entremezclan con las de conocidos personajes de la política argentina de la época y con algún sorpresivo audio de actualidad. El resultado es una polifonía vertiginosa que fluye sin respiro y que, combinada con el veloz desplazamiento de los actores, máscaras, efectos de percusión y música en vivo, provoca una tensión dramática in crescendo que permite al espectador experimentar las tensiones de la época representada. Luces, objetos, instrumentos, vestuario… todo contribuye a que la experiencia nos atraviese, evocando dolorosos recuerdos en quienes vivimos la época y exponiendo a los más jóvenes a una experiencia sensorial que les permita vivenciarla y testimoniarla.

Esta compilación de voces y posturas disímiles abre un abanico de reacciones, presenta en toda su complejidad cuestiones relativas a la intimidad, los lazos familiares y el deseo en un contexto de compromiso revolucionario donde las alianzas y lealtades cambian tan vertiginosamente como el ritmo de la puesta. Una experiencia teatral innovadora y movilizante que nos interpela desde la incomodidad del extrañamiento.

Opinión: Muy buena

Ficha técnica

Dirección: Juan Pablo Gómez

Dramaturgia: Susana Torres Molina

Elenco: Anabella Bacigalupo, Lautaro Delgado Tymruk, Juan De Rosa, José Mehrez.

Música en escena: Guillermina Etkin.

Música: Guillermina Etkin

Iluminación: Patricio Tejedor

Escenografía: Paola Delgado

Vestuario: Roberta Pesci

Datos de interés

Un domingo en familia se presentará de jueves a domingos a las 21 h, desde el 9 de mayo hasta el 21 de julio.

Localidades: 280 pesos. 50 % de descuento a jubilados, docentes y estudiantes de instituciones públicas, con acreditación.