«Un actor debe trabajar toda su vida, cultivar su mente, desarrollar su talento sistemáticamente, ampliar su personalidad; nunca debe desesperar, ni olvidar este propósito fundamental: amar su arte con todas sus fuerzas y amarlo sin egoísmo». Constantin Stanislavski.

Tom, Dick y Harry, de Ray y Michael Coney.

Por Manuel Germano.

(@mangermano).

En el marco de la temporada teatral de verano en Buenos Aires, estrenó esta semana en el Multiteatro la adaptación local de la aclamada obra inglesa que subió a escena en el Duke of York de Londres en 2005. Dirigida por Nicolás Cabré y protagonizada por Mariano Martínez, el «Bicho» Gómez y Yayo Guridi, la obra es una comedia sencilla y efectiva que logra carcajadas de la audiencia y cumple con lo que el espectador espera, reírse y pasar un buen rato.

Tom (Martinez) y su esposa (Mercedes Oviedo) esperan ansiosos la llegada de la Señora Potter (María Valenzuela), una funcionaria que determinará si ambos están listos para adoptar un bebé. El matrimonio espera este momento hace mucho tiempo, desean con fervor convertirse en padres. Los hermanos de Tom, Dick (Gomez) y Harry (Guridi), están dispuestos a colaborar a través de un plan descabellado del cual Tom no pretende participar. Las cosas no salen bien y todo comienza a descontrolarse cada vez más.

La comedia recorre el absurdo y se torna cada vez frenética, surgen diferentes personajes y situaciones y los hermanos no saben como hacer para intentar solucionar las cosas y que todo pueda acomodarse. Las puertas se abren y cierran todo el tiempo y cada uno de los hermanos intenta ocultar las mentiras y ocurrencias que tienen que inventar para poder explicar las disparatadas situaciones que ocurren.

A lo largo de sus ochenta minutos «Tom, Dick y Harry» logra carcajadas por parte de la audiencia, que entra en el código de humor que propone la puesta. Mariano Martínez no deja el escenario en ningún momento y sostiene el hilo de la obra desde un comienzo, muy bien acompañado por Yayo y el Bicho Gómez, que ejecutan con gracia y desparpajo sus personajes. Los momentos más divertidos del material están sobre sus hombros y el público no duda en agradecer sus performances con repentinos aplausos. El trío protagónico de actores funciona muy bien y se complementan entre sí. Mercedes Oviedo y Jorge Noya se lucen en sus roles. Completan el equipo Gabriela Sari, Rodrigo Raffetto y Maria Valenzuela.

En su debut como director Nicolás Cabré sale airoso. Logra armonizar la energía de su elenco con el dinamismo que esta comedia requiere. Se advierten sus marcaciones en el personaje de Mariano Martínez, quien por momentos a través de su expresión corporal y gestual ejecuta con prolijidad ciertos ademanes y guiños propios de Cabré. En este protagónico se nota el compromiso de Martínez con su rol y la responsabilidad que implica ser el protagonista de una obra de teatro en calle corrientes. Sólido trabajo del actor que aquí se aleja de su rol de galán para mostrar otra faceta.

«Tom, Dick y Harry» es una comedia efectiva y bien ejecutada para reirse y pasar un buen rato.

Elenco: Mariano Martínez, Bicho Gómez, Yayo Guridi, Mercedes Oviedo, Gabriela Sari, Rodrigo Raffetto, Jorge Noya, María Valenzuela. Producción General: Tomás Rottemberg , Juan Manuel Caballé. Dirección: Nicolás Cabré.

Entradas: aquí.


Posted

in

, , ,

by

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: